GUMIEL DE IZÁN

Este referente de la Ribera del Duero hunde sus orígenes en tiempos romanos

Desde tiempos romanos

Romana y medieval

Gumiel de Izán tiene un rico pasado que se remonta como mínimo a la época romana. La vía romana Clunia-Astúrica pasaba por el término y de ese paso nos quedan aún dos puentes romanos de la época: el de San Pedro y el de San Antonio sobre el río Gromejón.

Ya en la temprana Edad Media se conservan los restos y testimonios de la denominada Fuente de los Montañeses o Foramontanos, de connotaciones históricas, citada en los Anales Castellanos: «exierunt foras montani de Malacoria et venerunt ad Castellam ({En la era 852, -año 814-} salieron fuera los montañeses de Malacuera y vinieron a Castilla)». Este texto debe interpretarse en el sentido de que de estas tierras (Monzón, Roa, los Gumieles…) salieron un grupo numeroso de pobladores para ir a la Castilla propiamente dicha (Vetula o Bardulia)

El primer documento histórico donde se cita Gumiel de Izán data del 1042. Fue declarada villa realenga en 1326 por el rey Alfonso XI  y confirmados sus privilegios por su hijo el rey Pedro I en 1335. En esa época, la villa estaba totalmente amurallada con cinco puertas de acceso y poseía un torreón o fortaleza con galerías subterráneas. Sin poder precisar el origen de su construcción, se sabe que en 1464 ya estaba construida esta fortaleza

La villa perteneció a varios señoríos: Avellaneda, Marqués de Santillana, condes de Ureña y ducado de Osuna. En que respecta al marqués de Santillana, Juan II de Castilla le hizo donación de la villa «con su castillo y fortaleza y con todas sus aldeas y tierras y términos y con todos los vasallos así christianos como judíos y moros». Se sabe que durante el siglo XVII los duques de Osuna albergaron a los reyes en tránsito en una vivienda que todavía se conserva en la calle Real, a la altura de la plaza denominada del Palacio

En su término, y bajo su jurisdicción, hubo varias aldeas y dos monasterios: el de San Lorenzo y el cisterciense de San Pedro de Gumiel. Este último tuvo un papel preponderante en la Orden de Calatrava, y en él se celebró la primera parte del concilio Gumiel-Aranda (diciembre de 1473).

En la Ribera

En el municipio se puede observar el típico paisaje de la Ribera del Duero: altas y pedregosas parameras, seguido de una ondulada campiña dominada por el cereal y el viñedo así como una fértil vega en el fondo del valle, y, vinculado al vino, en 2007, el prestigioso arquitecto Norman Foster diseñó para la localidad su primera bodega para el grupo vinícola español Faustino, Bodegas Portia.

Gumiel de Izán está hermanado con Dingé, pueblo de la Bretaña francesa, desde el año 1987.

Elementos de interés

Iglesia de Santa María

Iglesia de Santa María

Principal monumento de la localidad dedicado a la Asunción. Se trata de un edificio gótico del siglo XV con una soberbia fachada renacentista. Sobresaliente retablo mayor. Pequeño museo en la sacristía.

Fortificaciones medievales

Fortificaciones medievales

La villa real contó en la Edad Media con una soberbia muralla y castillo, de los que hoy quedan tramos aislados, algunas puertas y galería subterráneas.

Ermita de San Roque

Ermita de San Roque

Pequeña ermita ed gusto popular en la que destacan varios retablos y un altar del siglo XVI.

Ermita del Cristo de Reveche

Ermita del Cristo de Reveche

Iglesia de un antiguo despoblado del que aún se conservan algunos restos. Este templo románico excelentemente conservado se sitúa a 4 km de Gumiel

Arco de los Mesones

Arco de los Mesones

Antigua puerta de la muralla medieval, reformada en el siglo XVIII, bajo la que pasaba el Camino Real de Madrid.

Ermita de la Virgen del Río

Ermita de la Virgen del Río

Templo de la patrona de Gumiel de Izán, de gran devoción. Fue construida en el siglo XVIII sobre una antigua ermita románica.